Una raza de gatitos llamada Ragdoll

Una raza de gatitos llamada Ragdoll

Esponjosos, tranquilos, amigables, tiernos, caseros… ¿Te suena? Sí, así son los gatitos de esta raza de origen californiana llamada Ragdoll (muñeco de trapo, en inglés). Pero pasemos a analizar con más detenimiento las características, cuidados, alimentación, hábitos de vida, etc., de este precioso gato americano. 

¿Por qué “muñeco de trapo”?

Si ya conocías esta raza de gatos, quizás te habrás preguntado alguna vez a qué se debe ese nombre tan peculiar. Y no es casual la elección. La raza Ragdoll (muñeco de trapo) debe su nombre a la relajación muscular que adopta el animal cuando se le coge en brazos, asemejándose, debido a su esponjosidad y tranquilidad, a un verdadero muñequito de trapo entre los brazos o en nuestro regazo. Se deja hacer de todo, mimos, caricias…, mientras él permanece tranquilamente, disfrutando de tu compañía y tu cariño.

¿Cómo es este lindo gatito?

Su carácter amigable

Esa tranquilidad de la que hace gala mientras está en tus brazos o por la casa es la característica principal de su forma de ser. Son dóciles y cariñosos por naturaleza, lo que los convierte en la compañía perfecta para personas mayores o para formar parte de familias con niños, ya que son los compañeros de juego ideales para los pequeños de la casa.

Los Ragdoll disfrutan tanto de la compañía de sus humanos que los siguen a todas partes. Hasta en la ducha o mientras usas el baño estará a tu lado observándote y cuidando de ti. En realidad, son tan sociables y amistosos con sus humanos que se les conoce también como “el perro de los gatos”, incluso puedes verlos corriendo hacia ti para saludarte y darte la bienvenida al llegar a casa.

Una última característica: Si ya tienes un ejemplar de este lindo gatito viviendo en casa contigo, ya conocerás su ronroneo casi constante. Pues sí, nuestros “amigatos” californianos no suelen maullar. ¡Prefieren ronronear!.

Características físicas

Estos mininos americanos destacan, sobre todo, por su pelaje semilargo, denso y muy suave. De color blanco, gris, marrón (o seal), chocolate o lila, es más largo en la zona del cuello, acortándose hasta llegar a la cara. Su cola es larga y tupida, haciéndose cada vez más fina y ligera conforme avanza hacia la punta.

Sus ojos, en distintas tonalidades de azul, destacan en su linda carita, por su inocente y pura mirada que los hace, si cabe, aún más encantadores y tiernos.

Otra de las características físicas que destaca de estos adorables gatitos es que son animales de gran tamaño (entre mediano y mediano – grande) confiriéndoles un aspecto fuerte. (Pero qué no te engañen, sólo es apariencia, su alma sigue siendo tierna e inocente.)

Sus cuidados y alimentación

¿Un minino tan especial como él necesitará cuidados especiales? Pues claro. ¿Qué te creías? Es tierno y adorable, pero sigue siendo un gato, o sea, él es el dios de la casa. (¡Nunca lo olvides!) ¿Y qué cuidados son esos?

Para empezar, su hermoso y esponjoso pelaje, aunque parezca lo contrario, no necesita cepillarse muy a menudo, pero sí lo suficiente para evitar que trague pelusas cuando se lame y se le forme bolas de pelo en el aparato digestivo. Con un par de veces a la semana valdrá. Eso, sí, lo ideal es usar un cepillo especial para gatos que no lastiman su piel, les ayuda a expulsar el pelo muerto y conservar suave su pelaje. ¡Te lo agradecerá! (Además mientras lo cepillas, es tiempo que pasas junto a él). También es recomendable, si quieres que tu Ragdoll mantenga suave y esponjoso su pelaje, lavarlo, al menos, una vez al mes. Acostúmbralo a lavarlo desde pequeñín, para que el baño se convierta en una actividad agradable para él. Puedes empezar con agua tibia, sin jabón, y a medida que el gatito vaya creciendo, añadir el champú especial para gatos. ¡A nadie le gusta que le entre jabón en los ojos, ¿verdad?! A ellos tampoco. Evita en lo posible sus ojitos y sus orejas. Y, por último, aclara bien todo su cuerpo antes de secarlo.

Otra cosa que debemos tener en cuenta para cuidar de estos mininos tan especiales es que los Ragdoll tienen periodos de crecimiento rápidos. Para ayudarles a ese crecimiento, lo ideal es mantenerles el comedero siempre lleno de pienso, y dejar que ellos mismos se auto-administren la comida, hasta que alcancen su tamaño completo. (Sobre los cuatro años de vida.) Una vez alcanzado ese tamaño, sí es recomendable racionarles la comida para evitar problemas de obesidad y sus enfermedades derivadas.

Los Ragdoll son una raza de gatitos sanos por lo general, si bien se debe vigilar en ellos los cálculos en la vejiga y miocardiopatía hipertrófica (MCH). Esta última enfermedad suele ser propia de esta raza y conviene controlarse en el veterinario.

Un último dato sobre los Ragdoll

Los Ragdoll tienen su origen en EEUU, en California más concretamente, hacia la década de los 60. Son el resultado de un cruce de una gata de tipo angora y un macho sagrado de Birmania. Su creadora fue Ann Baker, que quería crear una raza afable y cariñosa. ¡Y lo consiguió!

Como ya dijimos son de tamaño grande. Su peso oscila entre 6 y 8 kg. Además, nuestros “amigatossuelen vivir una media de 8 a 12 años, aproximadamente.

Adopta no compres

Ya conoces un poco más a estos adorables y tiernos gatitos, ¿listo para adoptar uno?

Cuéntanos, cómo es tu minino, aunque sea de otra raza, (o de ninguna. Todos son bienvenidos.) ¡Queremos conocerlo!